Quienes Somos

Realidad socio - económica

A la jurisdicción de la Diócesis de El Alto pertenece la ciudad de El Alto, además 7 Provincias rurales: Murillo, Los Andes, Omasuyos, Ingavi, Manco Kapac, Muñecas y Camacho.

La ciudad de El Alto, aledaña a La Paz, ubicada en una altitud de 4.000 metros sobre el nivel del mar. En el transcurso de las últimas 2 décadas la población de El Alto se triplicó, alcanzando actualmente 1 millón de habitantes. Esto, como resultado de la intensa migración de cada vez más empobrecidas comunidades campesinas y a menudo de los centros mineros. En efecto una de las características de El Alto es un sinfín de nuevas urbanizaciones, donde la población carece de servicios básicos (energía eléctrica, agua potable y alcantarillado sanitarios), además de infraestructura y servicios de educación y salud.

El 45% de la población alteña se encuentra en el umbral de la pobreza, el 20% vive en pobreza moderada, el 25% en marginalidad y un 10% en la indigencia. En el aspecto laboral más de 80% de la población laboralmente activa realiza actividades informales relacionadas con el comercio, construcción o transporte. Son personas que no cuentan con seguro médico, posibilidad de recibir una jubilación en su vejez y otros derechos laborales. (Fuente: FUNDASE)

 width=

En actualidad la población de la ciudad de El Alto atraviesa por muy complejos problemas sociales, como ser: altas tasas de criminalidad, violencia infra-familiar, maltrato infantil, excesivo consumo de alcohol y drogas, prostitución infantil, frecuentes hechos de trata y tráfico de las personas, etc.

La situación socio – económica en el área rural que forma parte de la Diócesis es mucho más alarmante. Los principales problemas que atraviesa la población se relacionan con muy bajos ingresos económicos de las familias que se dedican a agricultura, ganadería o pesca, además migración a las ciudades de eje central de Bolivia o países limítrofes.

Ante las limitadas e insuficientes iniciativas por parte de las instancias gubernamentales y las organizaciones no gubernamentales, la Iglesia católica en El Alto iba asumiendo con mucha intensidad su rol social, a favor de los sectores más vulnerables y marginados. Como resultado, actualmente se cuenta con aproximadamente 200 Obras Sociales: 22 Centros Infantiles, 8 Centros de Educación Especial para niños y adolescentes con capacidades diferentes, 3 Centros hospitalarios, 11 Centros de Salud, cerca de 100 Obras de Educación entre colegios, centros de capacitación profesional o educación alternativa y universidades. Además funcionan numerosos proyectos de las fundaciones eclesiales o congregaciones religiosas, como ser: aulas de apoyo escolar para niños de las familias en extrema pobreza, albergues para niños abandonados, niños de la calle, víctimas de trata y tráfico, o proyectos de apoyo para las personas con distintos tipos de discapacidad, personas de la 3ra edad o familias en extrema pobreza.